28.03.2019 |

Inauguración del club de ciencia y religión

El Departamento de Filosofía formó un club para fomentar el debate de ideas y la interdisciplinariedad entre alumnos y docentes de la UM

A finales del año 2017, el instituto Scholarship and Christianity in Oxford (SCIO por sus siglas en inglés) seleccionó 24 proyectos de investigación que buscan el diálogo entre las tradiciones científicas y las tradiciones humanísticas. El proyecto “El fin del mundo y el sentido de la vida”, del profesor de la Facultad de Humanidades y Educación (FHUMyE) Dr. Francisco O’Reilly, es el único proveniente de Uruguay, mientras que el resto de los líderes de proyectos proviene de EEUU (la gran mayoría), de Kenya y de la India. El objetivo de su proyecto es explorar cómo las teorías de la cosmología sobre el fin del mundo impactan en el significado de la vida. Gracias a los fondos del SCIO, el Departamento de Filosofía de la FHUMyE (con O’Reilly como director) decidió plantearse como objetivo para este año no solo la investigación, sino también sumarle la difusión. Con este objetivo de extensión es que el Departamento de Filosofía decidió fundar y coordinar un club, espacio académico que contará con el apoyo de alumnos para su gestión.


“Con este club buscamos enriquecer la discusión en diversos temas y actividades que generen algo propio de la universidad: el debate de ideas”, destaca O’Reilly. El miércoles 27 de marzo se organizó la primera sesión del club, en la que se llevó a cabo una dinámica de debate sobre ciencia y religión y se armó una pre agenda de actividades para el resto del año que se difundirá en la Universidad a través de cartelería. Entre los módulos habrá una conferencia sobre “transhumanismo”, un tema de ciencia y religión interesante, que tendrá como centro la idea de evolución del hombre por la propia naturaleza y la disyuntiva de siluego éste podrá guiar su propia evolución genéticamente; ¿cuáles son los desafíos que esto tiene para la religión o la antropología filosófica? Además, habrá análisis de películas, charlas con teólogos, científicos, excursiones para obtener conocimiento de campo en temas científicos con acercamiento teológico, entre otras actividades.


“La importancia relevante de un club de ciencia y religión es la de recuperar un aspecto de la universidad, en su origen, que es la de generar interdisciplinariedad entre alumnos y docentes de las diferentes carreras que se ofrecen. Con el club procuramos colaborar en la transversalidad que debe tener la universidad, no solo de cursos sino también de intereses”, afirmó el director del Departamento de Filosofía. Y agregó que, con este club, “se podrá tener un acercamiento a temas que normalmente la universidad no trata en su esquema de formación, temas más inmediatos. Con el club, los alumnos también se podrán formar en debates actuales y hacer una extensión de conocimientos e investigaciones del Departamento de Filosofía”.