14.06.2019 |

“En Uruguay se registran aproximadamente 1.800 nuevos casos de cáncer de mama por año”

Docente del Centro de Ciencias Biomédicas de la UM explica la realidad del cáncer de mama, con motivo del Día Nacional de la Lucha contra el Cáncer

La Dra. María Cristina Balbiani es médica Imagenóloga con especialización en Mastología. En la actualidad, es docente en el posgrado "Especialista en Mastología" que se dicta en el Centro de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Montevideo. En la siguiente entrevista, con motivo del 16 de junio, Día Nacional de la Lucha contra el Cáncer en Uruguay, la experta explica la realidad del cáncer de mama en nuestro país y destaca la importancia de la prevención.

Desde la academia ¿cómo se aconseja relacionarse con pacientes oncológicos durante el tratamiento?

Entiendo que se debe brindar un mensaje esperanzador, porque hoy, las mujeres con cáncer de mama tienen hasta un 90% de probabilidades de sobrevida a los 5 años, según la Sociedad Americana Contra el Cáncer. En mi caso, cuando estoy con una paciente cuyo estudio plantea sospechas de malignidad, busco una relación de cooperación, me tomo tiempo para explicar la situación e informarla sobre la necesidad de volver a la consulta con su médico tratante para continuar con la secuencia diagnóstica. Recibo pacientes potencialmente oncológicas, porque las imágenes plantean la sospecha de malignidad, pero no es el diagnóstico definitivo.  

Cada persona responde de manera diferente. Frente a la posibilidad de padecer cáncer de mama se combinan muchas emociones y pensamientos… quizá los más frecuentes son la incertidumbre y el miedo. 

 

¿Cuál es la situación de Uruguay respecto al cáncer de mama?

Uruguay cuenta con un Registro Nacional de Cáncer de la Comisión Honoraria de la Lucha Contra el Cáncer. Hoy sabemos que en Uruguay se registran aproximadamente 1.800 nuevos casos de cáncer de mama por año y mueren unas 650 mujeres por esta enfermedad.

Por otro lado, tenemos una tasa de incidencia estandarizada similar a la de los países más desarrollados del mundo y, dentro de América Latina -junto con Argentina y Cuba- tenemos las tasas de incidencia más elevadas. También es bueno aclarar que, en nuestro país, la tasa estandarizada de mortalidad por cáncer de mama ha disminuido a partir de 1990, según datos de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República (UdelaR).

A lo largo de tu carrera profesional, ¿has participado de algún estudio respecto al tema del cáncer de mama?

El año pasado en una institución pública que trabajo realizamos una auditoría de resultados, siguiendo las pautas del Colegio Americano de Radiología, con la finalidad de determinar la calidad del trabajo que se lleva a cabo. Para esto, tomamos como referencia las cifras aportadas por la base de datos del Breast Cancer Surveillance Consortium (BCSC) que concentra la mayor información disponible acerca del rendimiento de la mamografía. En este momento, estamos realizando otra auditoría en otro centro. Con satisfacción vemos que, como en el anterior estudio, logramos indicadores similares a los aportados por la base de datos de referencia (BCSC).

En otro trabajo, manejamos como objetivo el análisis de estrategias de bajo costo, como el SMS, para incrementar la participación de las mujeres en el screening. Nuestro país tiene sistema de screening denominado oportunista, o sea, que la realización de la mamografía anual o bianual depende de la indicación del médico tratante.


¿Cómo se está trabajando en Uruguay con respeto al tema de la prevención del cáncer de mama?

En relación a la prevención del cáncer de mama se distinguen dos niveles. La prevención primaria es aquella que está dirigida a evitar la adquisición de la enfermedad, y consiste en controlar los factores que se asocian con aumento de riesgo en el desarrollo de cáncer de mama. Ninguno de estos factores tienen gran impacto por sí solos, pero sí su sumatoria.

Lo que sí es de gran importancia es la prevención secundaria, orientada a detectar la enfermedad en estados precoces. La mamografía es la gran aliada en el diagnóstico oportuno del cáncer de mama y ya no se discute su impacto favorable en la reducción de la mortalidad por cáncer de mama.

La Mastología, como disciplina médica independiente, se ha convertido a nivel mundial en una de las áreas de mayor desarrollo en la investigación contemporánea de la ciencia y en el campo asistencial del sector de la salud. Es por eso que la UM inició el desarrollo de la Especialidad en Mastología en el año 2006 para brindar un ámbito fermental de desarrollo académico, de apertura a la investigación y de actualización de los avances recientes.